Páginas

28 de julio de 2006

Los niños, blancos fáciles para la violencia



En todas las regiones del mundo hay niños sometidos a una violencia inadmisible, perpetrada en la mayoría de los casos por las mismas personas encargadas de su seguridad y bienestar.


Informe: Human Rights Watch

El escándalo mundial de la violencia contra los niños es una historia de terror que con demasiada frecuencia no se cuenta. Con premeditación y alevosía, se utiliza la violencia contra los miembros de la sociedad con menos capacidad para protegerse -- niños en las escuelas, en orfanatos, en la calle, en campamentos de refugiados y en zonas de guerra, en centros de detención y en campos y fábricas. Al investigar las violaciones a los derechos humanos de los niños, Human Rights Watch ha descubierto una situación inquietante y persistente -- en todas las regiones del mundo, en casi todos los aspectos de sus vidas, hay niños sometidos a una violencia inadmisible, perpetrada en la mayoría de los casos por las mismas personas encargadas de su seguridad y bienestar.

Los niños suelen experimentar la violencia por parte de la policía y otros agentes encargados de hacer cumplir la ley. Los niños de la calle son objetivos especialmente fáciles por ser pobres, jóvenes, con frecuencia ignorantes de sus derechos y carentes de adultos a los que recurrir para pedir asistencia. Reciben palizas de policías que quieren extorsionarles, y las niñas de la calle pueden verse forzadas a ofrecer favores sexuales para evitar su detención o que la policía las ponga en libertad. Los niños de la calle, considerados vagos o maleantes, han sido torturados, mutilados y víctimas de amenazas de muerte y ejecuciones extrajudiciales.

La policía suele detener a los niños sin causas suficientes y los somete a interrogatorios brutales y torturas con el fin de obtener confesiones o información. Una vez internados en centros juveniles y correccionales penales, los niños suelen ser maltratados y abusados, y tienen que soportar fuertes castigos corporales, torturas, trabajos forzados, negación de alimentos, aislamiento, restricciones, ataques sexuales y hostigamiento. En muchos casos, los niños son detenidos junto con adultos, lo que los expone al peligro de abusos físicos y sexuales.

En las escuelas, destinadas a fomentar el desarrollo de la infancia, la violencia puede constituir una parte habitual de la experiencia de los niños. En muchos países, el castigo corporal sigue estando permitido como parte de la "disciplina" escolar. Los niños son sometidos a golpes de vara, bofetadas y latigazos que provocan moratones, cortes y humillación y, en ciertos casos, lesiones graves o la muerte. Las niñas corren especialmente el riesgo de sufrir violencia sexual tanto por parte de profesores como de estudiantes varones, y pueden verse sometidas a tocamientos, humillaciones verbales, ataques y violaciones. Los estudiantes pueden ser maltratados por motivos de género, raza, origen étnico, religión, casta, orientación sexual, grupo social u otras condiciones. Los estudiantes lesbianas, gay, bisexuales o transgéneros han sido golpeados, pateados, escupidos, acuchillados, estrangulados, arrojados contra casilleros y arrastrados por varios pisos de escaleras.

Los niños trabajadores suelen soportar largas horas de trabajo penoso en circunstancias difíciles y dañinas. Para muchos de ellos, el abuso físico es una característica más de sus vidas cotidianas. Los niños trabajadores suelen ser golpeados por ser demasiado lentos, cometer errores, llegar tarde al trabajo, parecer cansado o simplemente como método de intimidación. Los que intentan escapar a dicho abuso y buscar protección de la policía se arriesgan a que los devuelvan directamente a sus empleadores. Leer más...

Technorati Tags: , , , , , , , , ,

powered by performancing firefox

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...