Páginas

13 de agosto de 2006

Urgencias caniculares contra los malos tratos

He leído en El Digital de Castilla La Mancha que María Jesús Bonilla, secretaria general del PP de la región, ha reclamado al Gobierno de José María Barreda, medidas preventivas claras y determinantes en la Ley regional de Prevención de Malos Tratos y Protección a Mujeres Maltratadas, para -según Bonilla- acabar con esta lacra "porque no cabe replantearse este asunto y dejarlo para septiembre".

Cada vez que leo o escucho manifestaciones similares en los medios de comunicación, me invade una sensación de rechazo a la mediatización política y el abuso demagógico de que es objeto esta realidad social de malos tratos. Efectivamente, como dice Bonilla, no cabe dejarlo para septiembre porque las agresiones y muertes no se paran sino que aumentan en periodo vacacional.

La urgencia de Bonilla, en este contexto canicular, si bien es loable más parece un oportunismo político que una clara voluntad de remediar los vacíos legales y las faltas de sensibilidad por parte de quienes han de velar y aplicar la Ley.

El sentido común dicta que el compromiso personal del ciudadano y la colaboración con los organismos involucrados en garantizar los derechos humanos, sin distinción de edad, sexo o raza, constituye una de las mejores medidas preventivas para que el sentido de respeto y tolerancia arraigue en la sociedad como valor y derecho incuestionable.

En tanto tengamos que hacer proclamas y declaraciones, más o menos subjetivas, contra las acciones que vulneran o mal defienden los principios básicos de Los Derechos Humanos, significará que no hay igualdad, ni respeto, ni sensibilidad humana en nuestras sociedades.

Queda mucho camino, queda mucha conciencia por nacer, ahora sólo tenemos la palabra y el compromiso como herramienta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...